J.R.R. Tolkien. El árbol de las historias

Desde su primera publicación, en el siglo pasado, la minuciosa descripción y la maravillosa simbología de su épica narrativa, la exuberancia geográfica, las extensas praderas, los nemorosos bosques, las altas cordilleras y macizos, las monumentales construcciones, la sociológica, la lingüística, los valores de sus protagonistas, las cuestiones filosóficas y la transcendencia de lo cotidiano que transmite el opus literario del escritor británico John Ronald Reuel Tolkien ha causado gran interés entre el público lector. Una muestra de esta admiración la podemos encontrar no solo en la excepcional adaptación al séptimo arte de la trilogía El señor de los anillos producida por el director neozelandés Peter Jackson, sino también en la abundante bibliografía que se ha escrito sobre la vida y obra del escritor. Véanse los excelentes estudios de los británicos Colin Duriez, Stratford Caldecott y Joseph Pearce, y del español Eduardo Segura.

Pues bien, algunas de las investigaciones de los estudiosos de Tolkien precedentes (a excepción de Pearce) las pueden consultar en el libro que en esta ocasión os presento: J. R. R. Tolkien. El árbol de las historias. Publicado por CEU Ediciones, esta obra recoge las magníficas conferencias y las curiosas comunicaciones que se compartieron sobre Tolkien en el Congreso Internacional “C. S. Lewis-J.R.R. Tolkien: literatura fantástica, recreación y realismo”, celebrado en la Universidad ceu San Pablo en 2014. La primera aportación que encontramos en el estudio es la del escritor británico Colin Duriez que relaciona el término tolkieniano “subcreación”, o mundo secundario, con las narraciones del autor de El señor de los anillos, la obra de c. s. Lewis –principalmente, Narnia– y la saga de Harry Potter. A este respecto, el profesor de la UGR Eduardo Segura firma un interesantísimo artículo sobre la relación entre “verdad, mito y mundo”, amparado en el concepto de subcreación, con la pretensión de demostrar la simbólica dimensión humana encarnada en el logos de la imaginación tolkieniana.

Otro curioso ensayo al hilo de los precedentes es el que firma el profesor de la urjc, Pablo Martínez de Anguita, quien, comparando el proceso mitopoético de Tolkien y los números imaginarios, trata de comprender la dimensión trascendente de la realidad. Por otro lado, el que fuera investigador del St. Benet’s Hall de la Universidad de Oxford, Stratford Caldecott, y un servidor, analizamos en nuestros respectivos trabajos la profundidad filosófica y bíblica de los dos primeros libros de El Silmarillion: Ainulindalë y Valaquenta, génesis de la obra tolkieniana. Asimismo es importante recordar, además de un ensayo sobre la experiencia del escritor británico en la i gm a cargo de Emilio Domínguez, el entrañable artículo de las humanistas Mónica del Álamo y Soledad del Cañizo: “La familia como fuente de inspiración para Tolkien, a través de sus cartas”. En este trabajo las autoras analizan, desde la correspondencia epistolar, la importancia que tuvieron sus hijos y su mujer, Edith Bratt, en la creación de su obra. Recordemos que El hobbit fue escrito para divertir a sus cuatro hijos (John, Michael, Christopher y Priscilla).

Finalmente, otra de las interesantes ramas del libro es la del profesor de la uspceu Ignacio Armada que firma un sugerente artículo sobre el desconocido relato Hoja de Niggle. Desde este hilo narrativo es interesante además destacar los trabajos de Juan Luis Posadas (uan), Ana M.ª Mariño (UL) y Laura Gálvez sobre algunos aspectos de El señor de los anillos (Minas Tirith, el personaje Éowyn y la semejanza artúrica); además de dos sugerentes aportaciones sobre El hobbit donde se analiza desde la influencia de la tradición grecolatina en la obra precedente, hasta un análisis de su espacio geográfico. Para terminar, en este completísimo libro de estudios sobre la vida y obra de Tolkien, también podemos encontrar entre sus páginas otras investigaciones sobre la faceta lingüística, el ecologismo o un análisis de la trilogía cinematográfica del director Peter Jackson. En definitiva, este libro es una magnífica oportunidad para profundizar en aquellas inquietudes que nos sugirió la lectura tolkieniana, pero también para abrir nuestro horizonte a otras cuestiones que no llegamos a percibir; para comprender todavía más las raíces, las ramas y los frutos de la arbórea obra de J. R. R. Tolkien. Por eso recomiendo encarecidamente esta colección de estudios.

Un comentario sobre “J.R.R. Tolkien. El árbol de las historias

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: